Cuando definimos los objetivos de nuestros equipos debemos recordar que:

Se delegan tareas, no responsabilidades.

Esto quiere decir que:

Nuestros objetivos NO son los objetivos de nuestros equipos. Ellos deben tener sus propios objetivos.

Sus objetivos deben estar alienados a los nuestros, pero no deben ser idénticos a los nuestros o versiones levemente modificados para que parezcan diferentes pero que en la práctica sean iguales.

No delegar responsabilidades

Cuando nos ponen un objetivo nos están asignando una responsabilidad que es nuestra y solo nuestra.

Por suerte contamos con el apoyo de las valiosas personas que componen nuestros equipos para llevar adelante una serie de tareas que van a permitir que se cumpla el objetivo que nos han puesto.

Son esas tareas que debemos delegar y no el resultado de la aplicación de todas las tareas de forma coordinada y precisa para lograr el objetivo. Eso es parte de nuestro trabajo.

Delegar tareas

Luego que tenemos armada la lista de tareas que deben llevarse adelante para cumplir el objetivo que nos han propuesto debemos asignarlas a las diferentes personas que componen nuestro equipo.

Cada una de esas tareas se puede relacionar a un objetivo si es que gestionamos por resultados por supuesto. 

Un objetivo de tarea se redacta de tal forma que si la tarea se realiza en tiempo y forma el objetivo está cumplido. 

Resumen

Cuando nos asignan un objetivo debemos decidir qué tareas deben ser realizadas para cumplirlas, definir objetivos que aseguren el cumplimiento de cada una de esas tareas de forma individual y asignar esos objetivos a personas de nuestros equipos.

Nunca simplemente asignar nuestros objetivos a otras personas.

¿Necesitas ayuda para definir los objetivos de tus equipos? [Publicidad]

Hemos creado un servicio de apoyo totalmente online y anónimo si así lo deseas. Visita Objetivos2020.com y completa el formulario para que podamos comenzar a ayudarte.,